DON QUIJOTE PRIMERA PARTE

Ahora que ya hemos leído y comentado la primera parte del Quijote, ingenioso hidalgo (1605), ya podemos opinar: ¿Qué episodio os ha gustado más y por qué? Podéis acompañar vuestro comentario con una ilustración del fragmento en cuestión para hermosear vuestro blog: existen todos tipo de imágenes, pictóricas, escultóricas, de cómic, cinematográficas, cibernéticas, etc. Elegid una que acompañe con fidelidad y amor, como Sancho a Don Quijote, vuestra opinión.

-…Pero, dígame vuestra merced, señor bachiller, ¿qué hazañas mías son las que más se ponderan en esa historia?
– En eso -respondió el bachiller-, hay diferentes opiniones, como hay diferentes gustos: unos se atienen a la aventura de los molinos de viento, que a vuestra merced le parecieron Briareos y gigantes; otros, a la de los batanes; éste, a la descripción de los dos ejércitos, que después parecieron ser dos manadas de carneros; aquél encarece la del muerto que llevaban a enterrar a Segovia; uno dice que a todas se aventaja la de la libertad de los galeotes; otro, que ninguna iguala a la de los dos gigantes benitos, con la pendencia del valeroso vizcaíno.
-Dígame, señor bachiller -dijo a esta sazón Sancho-: ¿entra ahí la aventura de los yangüeses, cuando a nuestro buen Rocinante se le antojó pedir cotufas en el golfo?
-No se le quedó nada -respondió Sansón- al sabio en el tintero; todo lo dice y todo lo apunta; hasta lo de las cabriolas que el buen Sancho hizo en la manta.

(Quijote II, capítulo 3)

8 pensamientos en “DON QUIJOTE PRIMERA PARTE

  1. Mi aventura favorita de Don Quijote y Sancho, es aquella en la que se esconden en Sierra Morena para huir de la Santa Hermandad.

    Recuerdo especialmente un fragmento de diálogo en el que Don Quijote anunciaba a Sancho que se iba a retirar a las montañas para imitar a Amadís de Gaula cuando éste es rechazado por su amada (Oriana) y entonces pasa a nombrarse Beltenebros. Y Sancho le pregunta “¿qué causa tiene para volverse loco? ¿Qué dama le ha desdeñado, o qué señales ha hallado que le den a entender que la señora Dulcinea del Toboso ha hecho alguna niñería con moro o cristiano?”. A todo esto, Don Quijote le responde que él va a tener aún más mérito que los caballeros que se volvieron “locos” por alguna cosa, pues él desatinaría sin ningún motivo. Además le haría ver a Dulcinea que si sin haber hecho nada ya se comportaba así, cuando realmente tuviese un motivo para desatinar, el asunto sería muy grande.

    Me encanta esta parte porque para pensar una cosa así realmente el Quijote debe estar muy loco, y además está orgulloso de ello. Cuando lo leímos en clase me hizo mucha gracia, y es por eso que lo comparto aquí con vosotros.

  2. ¡Buenas tardes, chicos!
    Después de haber leído fragmentos de la primera parte de Don Quijote y haber empezado la segunda; el capítulo o fragmento que más me ha gustado, o más bien impresionado, de este maravilloso hidalgo desentonante en su época fue el capítulo sexto cuando el cura, el barbero y la sobrina deciden quemar toda la librería de Don Quijote. Éstos consideraron que así volverían la cordura a la cabeza de Don Quijote; quién se daría cuenta de los disparates que había cometido y cómo de equivocado estaba. Durante el transcurso del capítulo, se citan grandes libros que poseía Don Quijote; como “Tirant lo Blanc”; motivo por el cual me hizo mucha gracia el capítulo ya que lo estábamos leyendo en català. Así, también me resultó curioso y me gustó el capítulo porque nos ayuda a entender en qué y en quién se basa Don Quijote para actuar tal y como lo hace y también para saber cuáles eran los “grandes títulos” de la literatura del momento. Aquí, os dejo un fragmento:

    “—¡Válame Dios! —dijo el cura, dando una gran voz—. ¡Que aquí esté Tirante el Blanco! Dádmele acá, compadre; que hago cuenta que he hallado en él un tesoro de contento y una mina de pasatiempos. Aquí está don Quirieleisón de Montalbán, valeroso caballero, y su hermano Tomás de Montalbán, y el caballero Fonseca, con la batalla que el valiente de Tirante hizo con el alano, y las agudezas de la doncella Placerdemivida, con los amores y embustes de la viuda Reposada, y la señora Emperatriz, enamorada de Hipólito, su escudero. Dígoos verdad, señor compadre, que, por su estilo, es éste el mejor libro del mundo: aquí comen los caballeros, y duermen, y mueren en sus camas, y hacen testamento antes de su muerte, con estas cosas de que todos los demás libros de este género carecen. Con todo eso, os digo que merecía el que le compuso, pues no hizo tantas necedades de industria, que le echaran a galeras por todos los días de su vida. Llevadle a casa y leedle, y veréis que es verdad cuanto dél os he dicho.”

    Y, un par de imágenes que reflejan la quema de los libros:
    http://memorias-de-sancho-panza.lacoctelera.net/post/2005/06/20/el-quijote-mingote-capitulos-6-al-10

    http://www.google.es/imgres?q=imagenes+capitulo+6+don+quijote&um=1&hl=ca&rlz=1C1SVEC_caES457ES457&biw=1366&bih=667&tbm=isch&tbnid=Jw_Cx3YzVpLEaM:&imgrefurl=http://mnacademiaenlinea.blogspot.com/2011/06/leyendo-don-quijote-1-parte-capitulo-6.html&docid=NsQW0IBIFiy3cM&imgurl=http://3.bp.blogspot.com/_MLSnHzTSUIE/TKULl67LepI/AAAAAAAABcc/g8uToHOYDME/s400/quemadelibros.jpg&w=400&h=268&ei=IBBAT4bkOMOIhQfZvqnGBQ&zoom=1

  3. Mi aventura favorita es la de los molinos de viento, en el capítulo VIII de la primera parte en su segunda salida. Trata de cuando Don Quijote confunde unos molinos con unos gigantes cuyos brazos son las aspas de los molinos. Dispuesto a luchar contra ellos, se lanza con su fiel caballo Rocinante y clava su lanza en un aspa, que impulsada por el movimiento rotativo hace ascender y destruye la lanza tirando a Rocinante y Don Quijote al suelo con una gran fuerza.

    Esta parte es cuando Sancho realmente se da cuenta del grado de locura de Don Quijote.

    Esta aventura es mi favorita de momento, ya que creo que es la más representativa y la más famosa de la obra. Mucha gente que tenga unos mínimos conocimientos del Quijote, aunque no se lo haya leído, es esta imagen primero que relaciona y la que le resulta más familiar. Sólo hace falta ver las ilustraciones del Quijote, donde dibujan o fotografían en su mayoría los famosos molinos blancos de fondo.

    “En esto, descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento que hay en aquel campo; y, así como don Quijote los vio, dijo a su escudero:
    -La ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear, porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta, o pocos más, desaforados gigantes, con quien pienso hacer batalla y quitarles a todos las vidas, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer; que ésta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente de sobre la faz de la tierra.
    -¿Qué gigantes? -dijo Sancho Panza.
    -Aquellos que allí ves -respondió su amo- de los brazos largos, que los suelen tener algunos de casi dos leguas.
    -Mire vuestra merced -respondió Sancho- que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino.
    -Bien parece -respondió don Quijote- que no estás cursado en esto de las aventuras: ellos son gigantes; y si tienes miedo, quítate de ahí, y ponte en oración en el espacio que yo voy a entrar con ellos en fiera y desigual batalla.
    Y, diciendo esto, dio de espuelas a su caballo Rocinante, sin atender a las voces que su escudero Sancho le daba, advirtiéndole que, sin duda alguna, eran molinos de viento, y no gigantes, aquellos que iba a acometer. Pero él iba tan puesto en que eran gigantes, que ni oía las voces de su escudero Sancho ni echaba de ver, aunque estaba ya bien cerca, lo que eran; antes, iba diciendo en voces altas:
    -Non fuyades, cobardes y viles criaturas, que un solo caballero es el que os acomete.
    Levantóse en esto un poco de viento y las grandes aspas comenzaron a moverse, lo cual visto por don Quijote, dijo:
    -Pues, aunque mováis más brazos que los del gigante Briareo, me lo habéis de pagar.
    Y, en diciendo esto, y encomendándose de todo corazón a su señora Dulcinea, pidiéndole que en tal trance le socorriese, bien cubierto de su rodela, con la lanza en el ristre, arremetió a todo el galope de Rocinante y embistió con el primero molino que estaba delante; y, dándole una lanzada en el aspa, la volvió el viento con tanta furia que hizo la lanza pedazos, llevándose tras sí al caballo y al caballero, que fue rodando muy maltrecho por el campo. Acudió Sancho Panza a socorrerle, a todo el correr de su asno, y cuando llegó halló que no se podía menear: tal fue el golpe que dio con él Rocinante.
    -¡Válame Dios! -dijo Sancho-. ¿No le dije yo a vuestra merced que mirase bien lo que hacía, que no eran sino molinos de viento, y no lo podía ignorar sino quien llevase otros tales en la cabeza?”

    Marc Masguret

  4. Mi fragmento o capítulo favorito de Don Quijote es el XVIII que corresponde a la primera parte del libro en su segunda salida. En este capítulo, Cervantes narra la aventura de los rebaños, donde Don Quijote se piensa que los rebaños de ovejas que avanzan por el mismo camino que ellos son un ejército de caballeros preparados para combatir. En cambio Sancho le dice que no ve y oye otra cosa que un rebaño de ovejas, pero Don Quijote lo relaciona con el miedo diciéndole:
    “El miedo que tienes, dijo don Quijote, te hace, Sancho, que ni veas ni oigas a derechas, porque uno de los efectos del miedo es turbar los sentidos, y hacer que las cosas no parezcan lo que son”-
    Finalmente, Don Quijote acaba en el suelo y herido, a causa del apedreamiento que los pastores y ganaderos realizan.
    Es el capítulo que más me ha gustado de la primera parte porque aparte de que se refleja clarísimamente que Don Quijote está loco y desesperado por encontrar una aventura como las de sus libros de caballerías en la que él pueda participar y ser el vencedor, también ha sido mi preferido desde que era pequeña cuando me leí la adaptación para niños que os comenté.

    Aquí os dejó el fragmento y algunas imágenes relacionadas:

    “-¿Ves aquella polvareda que allí se levanta, Sancho? Pues es un copiosísimo ejército, que de diversas e innumerables gentes compuesto, por allí viene marchando. A esa cuenta dos deben de ser-dijo Sancho-, porque desta parte contraria se levanta asimismo otra semejante polvareda. Volvió a mirarla don Quijote, y vio que así era la verdad, y alegrándose sobremanera, pensó sin duda alguna, que eran dos ejércitos que venían a embestirse y a encontrarse en mitad de aquella espaciosa llanura, porque tenía a todas horas y momentos llena la fantasía de aquellas batallas, encantamentos, sucesos, desatinos, amores, desafíos que en los libros de caballerías se cuentan.-
    -No oyes el relinchar de los caballos, el tocar de los clarines, el ruido de los tambores? No oigo otra cosa, respondió Sancho, sino muchos balidos de ovejas y carneros, y así era la verdad, porque ya llegaban cerca los dos rebaños. El miedo que tienes, dijo don Quijote, te hace, Sancho, que ni veas ni oigas a derechas, porque uno de los efectos del miedo es turbar los sentidos, y hacer que las cosas no parezcan lo que son; y si es que tanto temes, retírate a una parte y déjame solo, que solo basto a dar la victoria a la parte a quien yo diere mi ayuda; y diciendo esto puso las espuelas a Rocinante, y puesta la lanza en el ristre bajó de la costezuela como un rayo. Diole voces Sancho diciéndole: Vuélvase vuestra merced, señor don Quijote, que voto a Dios que son carneros y ovejas las que va a embestir. Ni por esas volvió don Quijote, antes en altas voces iba diciendo: Ea, caballeros, los que seguís y militáis debajo de las banderas del valeroso emperador Pentapolín del arremangado brazo, seguidme todos, veréis cuan fácilmente le doy venganza de su enemigo Alifanfarón de la Trapobana. Esto diciendo se entró por medio del escuadrón de las ovejas, y comenzó de alanceallas con tanto coraje y denuedo, como si de veras alanceara a sus mortales enemigos. Los pastores y ganaderos que con la manada venían dábanle voces que no hiciese aquello; pero viendo que no aprovechaban, desciñéronse las hondas y comenzaron a saludalle los oídos con piedras como el puño. Llegó en esto una peladilla de arroyo, y dándole en un lado, le sepultó dos costillas en el cuerpo. Llegó otra almendra, y diole en la mano y en el alcuza tan de lleno que se le hizo pedazos, llevándole de camino tres o cuatro dientes y muelas de la boca, y machacándole malamente dos dedos de la mano. Tal fue el golpe primero y tal el segundo, que le fue forzoso al pobre caballero dar consigo del caballo abajo. Llegáronse a él los pastores, y creyeron que le habían muerto, y así con mucha priesa recogieron su ganado y cargaron de las reses muertas que pasaban de siete, y sin averiguar otra cosa, se fueron.”
    http://www.google.es/imgres?imgurl=http://4.bp.blogspot.com/-EWBlIAZsgt8/TeyqN-k-D-I/AAAAAAAAAA0/KnCJJim6OXc/s1600/26062253.jpg&imgrefurl=http://losmolinosdelamancha.blogspot.com/2011/06/la-aventura-de-los-rebanos.html&usg=__S6hVP_WFXme2ZylNVD21aEc8Uik=&h=358&w=550&sz=44&hl=es&start=10&zoom=1&tbnid=L4IaVV3xrffE0M:&tbnh=87&tbnw=133&ei=01JTT6PjJOax0AW1w4XDBQ&prev=/search%3Fq%3Daventura%2Bde%2Blos%2Breba%25C3%25B1os%26hl%3Des%26biw%3D1366%26bih%3D581%26gbv%3D2%26tbm%3Disch&itbs=1

    Natàlia Urgellés

  5. Mi primera impresión del Quijote me resultó muy divertida ya que lo único que sabía yo sobre él eran las aventuras que salían en los dibujos animados de las tres mellizas y en estos dibujos, si no recuerdo mal, no salen más de cuatro aventuras muy resumidas las cuales no tienen ni punto de comparación con la obra literaria con esos detalles y esas “mil y una aventuras” que pasa con Sancho Panza. Resumiendo, que me ha sido de buen agrado.

    La aventura que más me ha gustado del Quijote ha sido la de los batanes cuando Sancho tiene tanto miedo de que su amo vaya a ver qué pasa que ata el caballo al burro haciendo así que don Quijote permanezca junto a él. Y es tan grande el miedo de Sancho que quizás lo más divertido, según los gustos, es cuando “se caga” al lado de su amo don Quijote. Es tal la gracia con que Cervantes lo explica que lo que hace es ridiculizar aún más a Sancho Panza.

    Eric Junoy

  6. 1: Sinceramente, no recuerdo la primera vez que oí hablar de la novela de Don Quijote de la Mancha de Cervantes. Porque creo que en la escuela, en casa, o en cualquier sitio, oías hablar de ella tantas veces, que se me hace imposible recordar la primera. La primera vez que yo recuerdo que oí hablar de Don Quijote de la Mancha fue en la escuela, en primaria, diría que en segundo de primaria, pero estoy convencida de que ya había oído hablar de la famosa novela de Cervantes mucho antes, pero fueron tantas veces que no las recuerdo con exactitud.

    2: La historieta que me ha gustado más de la primera parte de Don Quijote de la Mancha de Cervantes fue la de “baciyelmo” cuando todos los de la venta imitan, por así decirlo, la locura de don Quijote, haciéndole creer al barbero que su bacía no es una bacía, sino el yelmo. Hasta el cura lo corrobora. Todos le toman el pelo al barbero, es una historieta muy divertida de la primera parte de la novela de Cervantes. A ver con que nos depara la Segunda.

    Jordina Santiveri

  7. Pasaje favorito del Quijote primera parte
    La aventura que más me ha gustado de la primera parte del Quijote ha sido el suceso del muchacho Andrés y su amo, en la que el Quijote, de buen espíritu, con el propósito de ayudar al muchacho que está siendo brutalmente golpeado por su amo para su desquite, le ordena a este último que pare con sus maldades y libere y pague al muchacho lo que le debe. Accediendo a esto el amo, y esperando la marcha de Don Quijote, vuelve a azotar a su criado de manera más contundente aún. Me gusta este episodio porque me divierte la bondad de Don Quijote, pero su poca eficacia a la hora de ayudar.

    Roger Torres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s